P  U  B  L  I  C  I  D  A  D P  U  B  L  I  C  I  D  A  D
 
 
         
 
 
EL PINGÜINO SERAFÍN
 
 
 
Había una vez, en pingüino llamado Serafín que vivía en una preciosa isla de
hielo en el Polo norte y era el pingüino más elegante de la comunidad, todos
sus compañeros le querían muchísimo.
 
Siempre le estaban haciendo alabanzas y regalos, además, era el pingüino más rápido y veloz, si había una
competición de natación siempre era el el que ganaba.
 
Cuando la foca glotona, aparecía por el barrio de los pingüinos, era Serafín
el que siempre alertaba a sus compañeros para que corrieran y escaparan de
¡la hambrienta foca glotona!
 
-¡Que bueno eres Serafín-
-Sino fuera por ti, no sobreviviríamos a los peligros- le decían siempre sus
amigos los pingüinos
- Gracias a todos de verdad, vosotros si que sois fantásticos- decía Serafín
avergonzado
 
Pero a pesar de todo, a pesar de ser el favorito, de ser el líder y de tener
contenta a toda la comunidad, Serafín estaba triste, algo le pasaba y nadie sabía lo que era... Cada mañana salía de casa y se iba a pensar a la playa de hielo, su cara era triste y muchas veces lloraba.
 
Sus amigos los pingüinos, ya no podían más, les daba mucha pena ver así a su gran jefe y decidieron preguntarle qué le pasaba. Y al final, les contó que lo que le ocurría, era que echaba muchísimo de menos a unos exploradores humanos, que habían ido al año anterior a la isla de hielo y le habían caído muy bien.
 
- Mi sueño era irme con ellos en su barco a ver mundo, pero no pude-
-¡Mira Serafín! allí a los lejos se ve un barco! corre ve con ellos, es tu
sueño!- Dijo Marcelino que era uno de sus mejores amigos
-Tenéis razón! nadaré y les pediré a los marineros que me dejen cumplir el
sueño de ser uno de ellos-
 
Y entonces Serafín dio un gran brinco y llegó hasta el enorme barco, cuando
vio al capitán gritó:

- ¡¡¡Llevadme con vosotros a ver mundo!!!
- ja, ja, ja que pingüino más gracioso! claro que si-dijo el capitán- me
hace mucha ilusión llevar un pingüino en mi barco-

 
Y Serafín se convirtió en un marinero de primera y cumplió su sueño.
A partir de ese día ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡fue el pingüino más feliz del mundo!!!!!!!!!!!!
 
 
 
Volver al menu cuentos.
 
 
Autor/a del cuento
© Iria Miguel Pérez