Fantasmas



U  B  L  I  C  I 
D  A  D


U  B  L  I  C  I 
D  A  D
 

 
    
    
 
 
EL DIARIO DE
LOS FANTASMAS
 
 
 
Capitulo 1: mi antiguo hogar





Cuando
mi madre murió me mudé a Chubut junto con Juan mi padre,
Benjamín mi hermano y Bel mi gato. Pero luego de un tiempo,
decidimos regresar a la antigua casa de nogoyá.



En el
camino, cuando nos mudábamos, vi una escuela muy vieja, pensé
que seria a la que iría, mi padre me dijo que aquella escuela ya
no estaba en funcionamiento, era la antigua escuela en la que mi
abuela era directora, y mis padres alumnos. Al lado, muy cerca,
había otra escuela muy similar pero nueva, la habían terminado
este año, mi padre me contó que esa era la escuela a la que
íbamos a ir.



Cuando
llegamos a la casa estaba muy feliz, me pareció inmensa,
andábamos corriendo por todos lados.



Cuando
fuimos al colegio esa misma tarde, reté a Ben porque había
llevado al gato para el colegio, me dijo que era porque no tenía
amigos y que se iba a aburrir, de repente el gato se escapó y
corrió hacia la escuela vieja, corrimos para buscarlo, cuando
llegamos a la entrada de la escuela vieja, nos pareció que la
vida y los colores se fueron por un momento, entramos y la
puerta se cerró con una cadena y un candado, ¡nos habíamos
quedado encerrados en la escuela vieja!. Enseguida escuchamos
unos gritos detrás de nosotros, nos aterramos, eran dos chicos
que nos quisieron asustar, se llamaban Pablo y Adrián, nos
dijeron a mí y a ben:



-¿Que qué hacen en la escuela vieja?, solo nosotros podemos
entrar, porque somos investigadores-.



-¿Investigadores?- pregunté.



-Sí, porque en esta escuela hay fantasmas- dijo Adrián.



-Yo no creo en los fantasmas- dije enojada.



-Especialmente a los que no creen en los fantasmas, se les
aparecen- dijeron Pablo y Adrián al mismo tiempo.



-¡Miren detrás!, ¡hay un fantasma!- le dije en broma.



Corrieron rápidamente detrás de mí, cuando me di cuenta de que
había dicho la verdad sin darme cuenta, ¡realmente había un
fantasma!



-Hola soy Agus- nos dijo muy fríamente.



Pero luego los chicos se dieron cuenta que era una chica de
octavo grado, era un año más grande que yo.



-Perdí mi gorro- dijo Agustina



Enseguida Pablo y Adrián corrieron para decirle que le iban a
buscar el gorro.



-Se nota que les gusta Agustina- dije en voz baja.







Capitulo 2: Haku








Comenzamos a buscar el gorro, cuando vimos una estatua en un
pasillo.



-¡Ese es mi gorro!- gritó Agustina.



Pablo
corrió y agarró el gorro, cuando se lo quitó a la estatua, ésta
le tocó la mano, enseguida salimos corriendo. Luego les conté
que se había perdido mi gato, comenzamos a buscarlo, cuando lo
encontramos estaba en un callejón, estaba muy asustado porque un
perro le gruñía, le grite al perro:



-¡Perro deja mi gato!



Y éste me miro, de repente la cara del perro se transformo en
una cara humana y nos dijo:



-¡Basta! Ya dejen de llamarme perro-



El perro
desapareció, junto con la pared que formaba un callejón, Bel
corrió por el pasillo que quedo descubierto al desaparecer, lo
seguimos y lo vimos entrar a una habitación, cuando entramos nos
dimos cuenta que era la oficina del director, Bel se encontraba
lamiendo una foto, cuando Ben levantó el cuadro y a Bel me di
cuenta que era la foto de mi madre…escuchamos una voz decir:



– mmm jajajajá, debes ser mi amiga, ¿Brenda?-



Luego
apareció un fantasma muy pequeño, no nos asustamos porque era
muy chiquito y gracioso.



-¿Cómo sabes mi nombre?-dije.



-Vas a ser mi amiga- me dijo con voz burlona



-¡No!, nunca seré amiga de un fantasma-dije



-¡Pues yo menos de un sucio humano!- dijo el fantasma



Luego de
eso, movió tres paraguas que se pusieron de punta y casi me
pegan en la cabeza, yo los esquive y siguieron de largo cuando
pegaron contra la pared y rompieron la pared entera, cuando me
di cuenta que tenía mucha fuerza me asusté mucho, el fantasma
desapareció, y se escucho la misma risa burlona. El fantasma
volvió a aparecer pero esta vez mas grande, nos asustamos al
verlo, y volvió a crecer, cada vez que lo veíamos nos
asustábamos y a la vez el crecía, Ben se asusto y se le cayó el
cuadro de mamá, se abrió la tapa de detrás del cuadro y salio un
libro, se abrió el libro en una pagina que había un dibujo
similar al fantasma que estaba frente nuestro, me di cuenta que
era una señal y lo tomé sin cerrar el libro para no perder la
pagina. Salimos corriendo y terminamos en el laboratorio, el
fantasma no nos podía alcanzar porque era demasiado grande y le
costaba andar por la escuela, lo curioso es que no podía romper
directamente el techo ni las paredes.



Me puse a leer lo que decía en el pié de la foto, había como un
conjuro, decía:



-Realizar un círculo mágico.



-Colocarse en el dentro de éste.



-Prender una llama en el centro y pronunciar el maleficio tres
veces:



Haku haku ve a dormir.



Este será enviado a un cuerpo (cosa existente).



Luego de
que lo encerramos, sin saber donde, fuimos corriendo para ir a
clases, ¡cuando llegamos todos se iban para la casa!, habíamos
estado seis horas dentro de la escuela vieja, aunque solo nos
habían parecido minutos, posiblemente el tiempo corre mas lento
dentro de la escuela vieja.



¡Escuchamos de nuevo la voz!, nos asustamos mucho, luego nos
dimos cuenta de que ¡El fantasma se había quedado encerrado en
el cuerpo del gato!





Capitulo 3: el secreto de la escuela vieja





Luego de
un tiempo haku, me contó que fue liberado de su sueño psíquico
cuando talaron el árbol en el que estaba encerrado, luego cuando
quisimos encerrarlo de nuevo, al no existir el árbol, quedo
encerrado a cualquier cosa débil y cercana.



También
me dijo que cientos de fantasmas también fueron liberados de su
sueño cuando comenzaron la contracción en un sector de la
ciudad, y que es posible que los fantasmas intenten evitar que
los encierre, ya que mi madre ya lo hizo y dejo las
instrucciones en el diario. Por eso es muy posible que tenga
muchas aventuras. ¿Lograré encerrar a todos los fantasmas?, eso
todavía no lo sé. Es muy seguro que, esta historia continuará.
 
 
 

 
 



Autor/a del cuento

©
Manuel Vilar

12 años